Que los ciudadanos de Almuñécar se llamen sexitanos es algo que no puede entenderse si no se conoce el origen del nombre de esta preciosa ciudad y municipio del Sur de España. Concretamente de la provincia de Granada, donde además se encuentra nuestro restaurante La Barraca en Almuñécar.

¿Cuál es el origen de Almuñécar?

Se conoce que Almuñécar fue uno de los enclaves más importantes de la Europa Occidental. Así Estrabón, geógrafo e historiador griego, recogía en sus obras que Almunécar fue el primer punto de contacto de los fenicios con el sur de la costa de la Península Ibérica.

Su topónimo Seks o Ex engloba al complejo arqueológico que constituyen las tres necrópolis: Cerro de San Cristóbal, Velilla y Puente de Noy. Y su significado se asocia a las montañas, ya que puede traducirse como “ciudad en la montaña o colina”.

Este poblado en el que se asentaron los fenicios desde la primera mitad del siglo VIII a. de C. perduró hasta la época bajoimperial. Y posteriormente lo retomaron los musulmanes; en una etapa en la que se consiguió un gran desarrollo y continuó su poblamiento hasta hoy en día. Convirtiéndose en un municipio próspero de la costa granadina.

¿De dónde deriva el nombre ‘sexitanos’ por el que se conocen a los ciudadanos de Almuñécar?

Seks o Ex fue el primer topónimo que recibe este municipio granadino. Tal y como puede conocerse por numerosas fuentes, algunas de ellas propiedad del Museo Arqueológico Cueva de los Siete Palacios.

Otra fuente por la que se conoce el primer topónimo de Almuñécar son las monedas que se emitieron a mediados del siglo I d. de C. y en las que ya se incluyen el nombre latino de la ciudad F.I.Sexi (Firmum Iulium Sexi). Que además alude a su nuevo estatuto jurídico; que fue tomado tras apoyar al bando vencedor en la Segunda Guerra Civil de la República Romana y que enfrentó a los partidarios de Julio César con los de Pompeyo Magno.

De este primer topónimo deriva Sexi. Y por Sexi se conocía a Almuñécar durante el periodo fenicio y romano, del cual deriva su gentilicio actual ‘sexitanos’. Un gentilicio que convive con ‘almuñequero’ aunque éste es menos habitual.

La similitud del gentilicio ‘sexitano’ con la palabra inglesa ‘sexy’ causa furor en muchos visitantes, especialmente en extranjeros. Aunque como hemos podido ver, su origen poco tiene que ver con el de otros significados de su misma familia léxica.

La transformación de Sexi a Almuñécar

En la Edad Media, durante la ocupación islámica, el nombre de esta ciudad de Granada sufre otra transformación. Y así se da el paso fundamental hasta el nombre por el que este municipio se conoce en la actualidad.

Al igual que muchos otros topónimos que comienzan por el prefijo -Al, el origen de la palabra Almuñécar es árable.

Durante esta época, la ciudad pasó a llamarse ‘Hins-al-Monacar‘, que significa ciudad rodeada de montañas. Un nombre que como ya hemos mencionado al principio, similar al que le dieron sus primeros pobladores. Y todo debido a la curiosa y fantástica orografía típica de esta zona que se constituye por montañas que posibilitan la existencia del clima subtropical que se da en Almuñécar todo el año.

En el período en que el territorio de al-Ándalus se dividía en taifas, Almuñécar dependió de la taifa de Granada. Y así se consolidó como la principal ciudad costera de su reino. Durante el reino nazarí fue uno de los núcleos más importantes, junto con el resto de los lugares de su distrito: Cázulas, Lentegí, Turillas, Otívar y Jete, la desaparecida alquería de Bodíjar, Ítrabo y Jate (cerca de Moscaril) que es La Herradura.

Además, esta zona era muy visitada por la realeza, que disfrutaba de temporadas en la residencia real. Tras la caída de Baza en 1489 la costa de Granada se rindió a las tropas castellanas ese mismo año, bajo las capitulaciones que se firmaron en Almuñécar.