Además de poder comer o tomarse un cóctel, un café o un aperitivo en La Barraca (Almuñecar), en medio de un paraje natural inmejorable, visitar la Playa de Cantarriján tiene otras muchas ventajas; algunas de ellas relacionadas con los beneficios de darse un baño con sal marina para la salud.

Beneficios de darse un baño con sal marina para la piel

El primer órgano que se beneficia de los baños en el mar es la piel. Ya desde la antigua Grecia se tomaban baños de agua marina por todas sus propiedades curativas frente a afecciones cutáneas. De hecho, existen muchos tratamientos que utilizan sales marinas. Por ejemplo, la talasoterapia utiliza diferentes elementos marinos como agentes terapéuticos.

El agua del mar es rica en sales minerales como cloruros de sodio, magnesio, calcio, potasio o yodo, entre otras, que proporcionan propiedades buenas para la piel como:

-Efecto antioxidante que ayuda en la lucha contra el envejecimiento de la dermis.

-Propiedades cicatrizantes y desinfectantes de todo tipo de heridas en la piel.

-Beneficios confirmados frente a enfermedades de la piel como la psoriasis o eccema atópico.

-Combinar baños marinos con baños de sol puede ayudar a potenciar el efecto de algunas de estas sales minerales o vitaminas, como es el caso de la vitamina D.

Bañarse en agua marina tiene beneficios para las vías respiratorias

La brisa marina funciona en el organismo como un spray natural rico en yodo, que además de regular la glándula tiroides, refuerza los mecanismos de nuestro cuerpo al respirarla.

Según algunos estudios, las personas que viven en una zona costera tienen menos posibilidades de padecer bronquitis y otras enfermedades relacionadas con el sistema respiratorio. Lo que parece indicar que la bruma marina, la cual produce ozono natural, ayuda también a prevenir este tipo de enfermedades.

Por otra parte, esta brisa que proviene del mar está mucho menos contaminada que el aire que se respira en la ciudad. Así que el mero hecho de pasar algunos días en la playa, respirando profundamente, nos producirá grandes beneficios. Por ejemplo, produce que el ritmo cardíaco sea más lento y se mejore la circulación periférica; que aumente la amplitud de movimientos respiratorios o que mejore la ventilación pulmonar.

También el alto contenido en salinidad, hace que darse un baño con sal marina sea uno de los mejores remedios para expulsar los mocos propios del resfriado.

Las ventajas de bañarse en el mar para músculos y huesos

El simple hecho de meterse en el mar, ya implica a nuestro cuerpo hacer un esfuerzo por mantenerse firme frente al oleaje y la fuerza del agua, que sube y baja. Esta acción del oleaje se traduce en un fortalecimiento de los músculos y articulaciones. Por lo que bañarse en el mar tiene grandes ventajas para personas con artritis.

Pero si además de darnos sólo un chapuzón, decidimos nadar, estaremos realizando uno de los ejercicios más completos para fortalecer los músculos de prácticamente todo el cuerpo. Y si tenemos en cuenta que en agua pesamos menos, disminuye el desgaste de las articulaciones.

Por otra parte, los pequeños golpes que provocan las olas en el cuerpo, hacen que se produzca una especie de masaje terapéutico que aporta una importante relajación muscular.

Tampoco hay que olvidar los beneficios al sistema nervioso de darse un baño con sal marina. Por ejemplo, la mayor presión de las profundidades ayuda a mejorar el retorno venoso y el drenaje linfático.

Por otra parte, los iones negativos que transporta la brisa marina ayudan a bajar los niveles de estrés y ansiedad.

¿Te faltan motivos para disfrutar de un día de sol y playa a los pies de nuestro restaurante la Barraca Cantarriján?